sábado, 1 de marzo de 2014 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Vuelve a casa soldado, la guerra ha terminado

El vértigo del oleaje vuelve a amenazar con derribar la línea divisoria que separa mi cordura de la tuya. Un chispazo despierta mi mente al oír tu voz por las calles de esta cárcel de humo y frío. Puedo ver tus alas rotas jugando otra vez al accidente, guiñando un ojo al choque frontal que lo destroce todo.


Y yo quise cambiarte, pero es obvio que fuiste tú quien me cambió a mí. Ahora entrego lo que queda de mí a las noches de humo y palabras. Y siempre vuelvo de allí con la misma conclusión. Pero no importa, seguiré haciéndolo.





0 comentarios:

Publicar un comentario