lunes, 17 de febrero de 2014 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Con trampa y cartón

El ser humano siempre estará lleno de odio y rencor, de traición, de una pútrida capa de estupidez tan profunda que le llevará a fracasar una y otra vez, repitiendo su patética historia en bucle hasta el final.


La vergüenza ajena, la falsa soledad, la ilusión sin futuro. Todo está dirigido sobre vías de tren que se ríen a nuestro paso. Porque seguimos creyendo que un día tomaremos el timón de nuestra vida, de nuestros actos. Huiremos de esta existencia que tanto odiamos para hacer lo que realmente habíamos querido. Y no hay nada más patético que engañarse de esa manera.


Siempre habrá dinero en manos sucias. Siempre habrá borrachos, peleas, amor y odio jugando al escondite de manera ingrata. Siempre huiremos del pasado, de cama en cama, buscando alguien nuevo con la luz apagada, con los ojos cerrados. Nunca faltarán maridos que beben demasiado, esposas que estrellan vasos contra las paredes…



Siempre habrá muchos poetas y poca poesía. Mucho loco y poca locura. Y es que hay que tener cuidado, o podríamos acabar cuerdos.


0 comentarios:

Publicar un comentario