martes, 12 de abril de 2016 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Nubeología

Ella me pide que mire a las nubes. Es de noche, casi no se ve nada. Le pido que me las describa. Ella me dice que van muy rápido, que no se esperan unas a otras. El cielo está amarillo y azul, tintado de negro, impreso en papel mojado.

Yo las miro, pero no veo que se muevan. La miró de reojo, ella tiene la cabeza levantada. Estoy casi seguro que está pensando otra cosa, que está a mil kilómetros de aquí, en otra ciudad, con otra gente, viviendo otra vida. Pero entrar en su cabeza es una batalla más dura de lo que habían planeado mis tropas.

Y estoy casi seguro de que tiene una historia que contar, pero la guarda a presión en su interior, y aprieta los dientes fuertes para que no se escape por la boca. Ella está lleva de peros, de sin embargos, de aunques , de a pesar de. Le cuento la teoría de Sit Suan, cuando, en ajedrez, la única jugada posible es no mover. Mientras mantengas las piezas del tablero inmóviles, todo sigue siendo posible. Sabe de qué hablo. Ella se mueve como un alfil por los rincones de mi paciencia, y nunca está donde quiero que esté.


Mientras hablo, veo como el humo de su cigarro escapa de ella y se disipa. Igual debería irme yo también con ese humo, dejar el tablero tranquilo, devolverla al sitio donde me la encontré bailando.

0 comentarios:

Publicar un comentario