martes, 22 de julio de 2014 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Paraíso en rebajas

Se hicieron promesas, se rompieron corazones. Esto siempre funciona igual. No importa la persona, el modo o el verbo. Solo importa el cómo, el momento exacto, el puto lugar donde todo pasó.
Un libre y macabro albedrio que nos lleva dando bandazos a través del infierno o del paraíso. Depende del lado donde haya caído la moneda. Cara o cruz. Depende de la casualidad.

Vivimos en la tierra prometida, durante algún tiempo. El peregrinaje perfecto para dos locos. Pero ahora, la tierra prometida esta en rebajas, y los buitres aprovechan para descuartizar nuestro jardín. La felicidad no era una opción, solo la encontramos por casualidad. Y la perdimos de la misma manera.

El hambre ha entrado por la puerta. El amor ha salido por la ventana. Y ahora, todo es trágicamente imperfecto. Como una cerilla que se encendió y aguantó el temporal, pero tiene miedo que ser tan solo ceniza ahora que se acerca el trágico final.



1 comentarios:

Hernán dijo...

Interesante post paraíso en rebajas, hay mucho sentimiento aqui. Saludos.

Publicar un comentario