martes, 14 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

...

Esa noche mis pensamientos vagaban hasta el cielo y no encontraban nada donde rebotar, simplemente se alejaban más y más hasta que nada parecía real. Ni siquiera los pensamientos. Ni siquiera el pensar.

0 comentarios:

Publicar un comentario