miércoles, 29 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Roma arde


Aquí os presento otra diatriba empapada en cerveza.
Siento que mis palabras están ya gastadas. Lo único que puedo hacer es volver a juntarlas esperando que digan algo nuevo.
Intento buscar explicaciones para esta crisis de fe. Pierdo el tiempo buscando un porqué. Pero a veces no existe. Y por triste que parezca, esa es precisamente la explicación.
Y quizás no tener fe en lo que hago no sea tan malo. Puede que salga algo más interesante que si mi mente estuviera ciegamente absorbida por la causa a la que estoy destinado. No digo que tenga razón afirmando esto. Digo que yo soy así.
Crisis aparte, seguiré siendo como soy porque no se ser de otra forma. Seguiré intentando superar las barreras que me inmovilizan. Chocaré contra la pared las veces que sean necesarias hasta que encuentre la puerta. Ganaré la partida contra mi mismo. Utilizaré mis siete vidas.

0 comentarios:

Publicar un comentario