martes, 14 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

La vida es roja si te vas

Aquí estoy, entre vosotros, mi boca esta abierta, como las vuestras y ni siquiera puedo decir te quiero... el valor de esa palabra pasa por morirse entre alfileres de budú, torturada por tantas falsas guerras. Ellos hablan mal de mí, me vigilan y mean en mi lápida. Al menos ellos pueden decir te quiero.
Llegue a tenerlo todo, incluso el sol... pero mírame ahora, hasta mis restos desaparecieron, dejándome como un músico sin música. Sin te quieros.
Piénsalo, un gato en un árbol puede movilizar un camión de bomberos, puede ser la última crónica de las noticias o incluso tener un grupo de seguidores en Facebook. Yo no puedo hacer nada. Pero al menos estoy seguro de que de verdad sabes que te quiero.

0 comentarios:

Publicar un comentario