martes, 14 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

A solas con todos vosotros

Os contaré como funciona esto. Primero huesos, luego carne. Algunos llevan dentro cerebro y los más afortunados alma.
Las mujeres analizan los detalles y los hombres ni siquiera se analizan a si mismos. Nadie encuentra al otro en este bosque, pero siguen buscando de cama en cama.
Y no hay más alternativas: estamos todos atrapados por nuestros propios actos. Nadie encuentra jamás al otro.
Los bares se llenan, los hospitales se llenan, los cementerios se llenan, los basureros se llenan, pero nosotros no nos llenamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario