domingo, 19 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Que disparate de partida de ajedrez...



Decisiones. La vida esta plagada de ellas. Descartarmos posibles caminos en esta inmensa autopista de lágrimas y soledad en la que fuimos abandonados a nuestra suerte, sin que nadie nos enseñara como sobrevivir, donde unos van y otros vienen, pero nadie se queda parado. Si paras, no podrás volver a empezar.
La mayoria de las decisiones que tomamos son sobre asuntos triviales, pero es precisamente en estas ocasiones en las que nos definimos a nosotros mismos. De hecho, como seres humanos, somos la suma de todas nuestras decisiones, de todos los arco iris que arrancamos al cielo y de todos los truenos que lanzamos avenida abajo.
Pensamos que la vida es un juego, y jugamos unos con otros en una guerra de decisiones que nos afectan a todos, aunque no siempre seamos conscientes de las consecuencias de nuestros actos.

0 comentarios:

Publicar un comentario