martes, 14 de septiembre de 2010 | By: Samuel Rodríguez Alonso

Odio el verano

Odio los mosquitos y su extraña atracción por mi, odio el sudor y quedarme pegado en la silla del ordenador, odio cuando hace más calor que follando debajo de un plástico, odio las moscas que revolotean acabando con mi tranquilidad, odio tener que montarme en el coche cuando se ha tirado toda la puta mediodía al sol, odio la aglomeración masiva de personal que invade piscinas y playas, odio parecer gilipollas cuando una avispa esta cerca mia e intento espantarla sin perder la dignidad por el camino, lo cual es imposible ya que tengo yo más miedo de ella que ella de mi, odio que las zapatillas me hagan rozaduras mortalmente escocedoras (¿existe esa palabra?), odio el agua caliente, odio irme de botellón y que el hielo desaparezca antes del 2º cubata, odio la canción del verano (la odio mucho, mucho…), odio a los típicos horteras que a pesar de llevar aire acondicionado en su coche, abren las ventanillas para que escuchemos su mierda de reggaetón (o la puta canción del verano), odio a aquellos que pasan de ducharse, sustituyendo esta acción por la de rociarse con 3 kilos de desodorante y/o colonia, lo cual mezclado con su pestazo puede derribar estadios, odio tomar el sol y ponerme moreno, odio quitarme ropa y seguir sudando como un pollo, odio la playa y su fauna característica (medusas y guiris, no se que llevo peor). ¡¡A mayor temperatura, más ganas me dan de matar!!

0 comentarios:

Publicar un comentario